¿Cuál es el futuro de la industria manufacturera en esta nueva era económica?

Si estas al día de la industria manufacturera, habrás leído que la tecnología es clave para un rendimiento óptimo en la producción.

Muchas industrias manufactureras tienen éxito a través de enfoques novedosos, desde el Big Data, Blockchain, hasta operadores equipados con gafas de realidad aumentada para ayudarles a localizar piezas o arreglar fallos en máquinas complejas.

Sin embargo, estos ejemplos prominentes pueden opacar una verdad más oscura y mucho más grande. En muchos casos, incluso la aplicación a gran escala de soluciones tecnológicas no proporciona una mejora en la productividad, el costo, la calidad o la fiabilidad.

En base a nuestra experiencia, el problema no suele ser la falta de inversión en tecnología, sino la falta de inversión en el activo más importante de una empresa: su personal.

La Industria 4.0

Por más que te encuentres en la industria 4.0, ninguna tecnología puede lograr nada por sí misma. El valor surge como una combinación de la herramienta y la persona que la opera. Sin embargo, hemos visto casos en los que esa simple verdad ha sido olvidada.

Las soluciones avanzadas a menudo fallan no porque produzcan resultados erróneos, sino porque el personal no entiende, o no confía en esos resultados y si no confía es por falta de conocimientos.

Por más tecnología avanzada que implementemos, el factor humano no va a desaparecer. Estimaciones actuales sugieren que alrededor del 60% de los trabajos actuales de manufactura ya podrían ser automatizados, pero se espera que ese proceso tarde décadas.

industria manufacturera 4.0Incluso las empresas que trabajan en sectores que son relativamente sencillos de automatizar dependerán en gran medida de su mano de obra humana hasta por lo menos la mitad del siglo.

Y después de eso, seguirán necesitando personas para administrar, adaptar y optimizar sus activos automatizados.

La Industria 4.0 puede significar un cambio en el trabajo que van a realizar, más no un reemplazo, mientras que para los clientes significaría una mayor personalización en los productos y servicios que satisfagan mejor sus necesidades. 

Rendimiento de la inversión 

Una vez que una organización comprende el ritmo de mejora que debe lograr, debe decidir qué enfoque debe utilizar para obtener esas mejoras. Estas decisiones deben determinarse mediante cálculos en el rendimiento de la inversión (ROI).

La evaluación de las diferentes opciones de mejora en términos de retorno de la inversión es una manera poderosa de asegurar que una empresa explote a su disposición todas las opciones más simples y de menor costo antes de embarcarse en proyectos tecnológicos complejos y costosos.

En la fabricación, esto significa asegurar que la operación se desarrolla según los principios de gestión ajustada, es decir, invirtiendo primero en su personal.

Los costos de implementación de las soluciones digitales sólo pueden justificarse si el retorno de la inversión es significativo. De hecho, según la encuesta Industry 4.0 Global Expert, el 61% de la industria manufacturera ha citado la falta de retorno de la inversión como un obstáculo importante a la hora de implementar soluciones de la industria 4.0.

Para un futuro óptimo en una empresa como factor fundamental solo puede funcionar en combinación de herramientas tecnológicas eficientes, un personal capacitado y formado.



Escribe un comentario

Abrir Chat
Hablemos por WhatsApp
Hola, ¿En que te puedo ayudar?